Análisis de la influencia del calzado en los primeros pasos de la marcha infantil.

La evolución del patrón de marcha en la etapa infantil de adquisición de la marcha es un proceso de aprendizaje que se ve influenciado por los cambios en su anatomía (factores intrínsecos) así como por factores externos, como puede ser el calzado que usen. Ante la existencia de una tendencia de opinión y la falta de evidencia científica sobre los efectos beneficiosos y perjudiciales del uso de diferentes tipos de calzado en niños durante la fase de adquisición de la marcha, y sobre la valoración de la marcha en estas fases, la empresa GARVALIN decidió poner en marcha un proyecto de investigación en 2021 para el que contó con la colaboración del Instituto de Biomecánica (IBV). El objetivo del estudio fue comparar el patrón de marcha de los niños y niñas en la etapa de adquisición de la marcha entre diferentes tipos de calzado y descalzo.  

Objetivos

En la fase de aprendizaje de la marcha, los bebés reciben numerosos estímulos sensitivos a través de la planta del pie que les ayudan a desarrollar la habilidad para caminar. El calzado, como elemento situado entre los pies y el suelo, influye en las fuerzas que se dan entre el terreno y los pies, influyendo sobre su patrón de marcha.

Ante la existencia de una tendencia de opinión y la falta de evidencia científica sobre los efectos beneficiosos y perjudiciales del uso de diferentes tipos de calzado durante la fase de adquisición de la marcha, la empresa GARVALIN decidió poner en marcha un proyecto de investigación en 2021 para el que contó con la colaboración del Instituto de Biomecánica (IBV).

El objetivo del estudio fue comparar el patrón de marcha de niños en la etapa de adquisición de la marcha entre diferentes tipos de calzado (Biogateo, minimalista y convencional) y descalzo.

De los resultados del estudio se puede extraer que todos los calzados analizados alteran el patrón de marcha descalzo. Además, se producen más caídas con el calzado tipo minimalista que caminando descalzo.

El hecho de ir calzado supone una extensión artificial del miembro inferior que el niño ha de gestionar durante el desarrollo de la marcha. Si, además, este calzado no presenta una estructura funcional mínima, el niño tendrá que realizar un esfuerzo extra que se traducen en una mayor modificación del patrón de marcha y un menor control que se traduce en un aumento de tropiezos y caídas.

En base a los resultados del estudio, la opinión del IBV, integrado por un equipo multidisciplinar de especialistas en biomecánica del pie y de la marcha, con formación en Podología, Fisioterapia, Traumatología e Ingeniería con amplia experiencia en investigación es que el calzado debe proteger el pie del niño del frío y del entorno cuando no es seguro. Además, debe permitir desarrollar su actividad sin limitarla y no aportar inestabilidad en entornos no controlados.

Por tanto, el calzado más adecuado para esta etapa es aquel que tiene una estructura funcional mínima adecuada para permitir la movilidad del pie sin aumentar el riesgo de caídas.

Ver informe de resultados

Participantes y empresas cooperantes

Coordinador:

Instituto de Biomecánica (IBV)

Empresas cooperantes:

International Shoes Garvalin

Duración y referencia

Fecha de inicio: 01-02-2021
Fecha de finalización: 31-12-2021
Referencia del proyecto: -